Información relacionada


Cirugía para corregir el estrabismo

Es posible que el oftalmólogo recomiende una cirugía para corregir el estrabismo y alinearle los ojos a su hijo. Durante la cirugía, se ajustan músculos específicos de los ojos. Esto les permite controlar mejor los movimientos oculares. A menudo, la cirugía es un complemento de otros tratamientos. En muchos casos, los niños que se operan por estrabismo vuelven a su casa el mismo día.

Cómo actúa la cirugía

La cirugía para corregir el estrabismo es una operación segura y frecuente. El oftalmólogo se limita a cambiar la posición o la longitud de un músculo del ojo. Este pequeño cambio puede colocar el ojo en su alineación correcta. Los dos métodos más comunes empleados en esta cirugía son los siguientes:

  • Recesión. Se desplaza un músculo a una nueva posición en el ojo.

  • Resección. Se quita una sección de un músculo del ojo y se la reubica en el lugar original.

Vista de tres cuartos del ojo que muestra el músculo de la parte exterior del ojo. El área sombreada indica la parte del músculo que debe extraerse.
Recesión.
Vista de tres cuartos del ojo que muestra el músculo de la parte exterior del ojo. El músculo se cortó, se volvió a colocar y se suturó a la esclerótica.
Resección.

Antes de la cirugía

Prepare a su hijo para el procedimiento tal como le hayan indicado. Además, haga lo siguiente:

  • Unos días antes de la cirugía, podrían hacerle un examen de la vista a su hijo para que el médico compruebe las mediciones del ojo.

  • Siga cuidadosamente todas las instrucciones que le den para preparar al niño antes de la cirugía, como tomar medicamentos o no comer o tomar.

El día de la cirugía, su hijo:

  • Puede ponerse su pijama favorito y traerse un juguete.

  • Recibirá un medicamento (anestesia) que le dará sueño. La cirugía no empezará hasta que su hijo esté dormido.

Después de la cirugía

Cada niño reacciona a la cirugía de su propia manera. Es posible que algunos niños tengan miedo de abrir los ojos al principio. Los niños suelen estar somnolientos o irritables durante varias horas después de la cirugía. Si le preocupa la respuesta de su hijo, hable con el oftalmólogo. Después de la cirugía, su hijo:

  • Podría tener un ojo rojo. Esto desaparecerá luego de varias semanas.

  • Probablemente no necesitará ningún medicamento contra el dolor. La cirugía para corregir el estrabismo no es dolorosa en la mayoría de los niños.

  • Podría seguir necesitando otro tratamiento, como anteojos o un parche.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica

Llame al oftalmólogo de su hijo si ocurre algo de lo siguiente:

  • El niño tiene el párpado muy hinchado.

  • El ojo operado produce una secreción parecida al pus. (Es normal que aparezcan unas cuantas lágrimas con sangre).

  • El niño vomita más de una vez.

  • Su hijo tiene fiebre (consulte “La fiebre y los niños”, a continuación).

Riesgos y complicaciones posibles

Como sucede con cualquier operación, la cirugía para corregir el estrabismo tiene algunos riesgos, como los siguientes:

  • Los ojos no quedan perfectamente alineados. Algunos niños necesitan volver a operarse para ajustar este defecto.

  • Sangrado dentro del ojo o en sus alrededores.

  • Infección en el ojo.

  • Riesgos de la anestesia (el oftalmólogo puede darle más información sobre estos riesgos).

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Existen distintos tipos de termómetros digitales. Estos incluyen uno para la boca, el oído, la frente (temporal), el recto o la axila. La temperatura tomada en el oído no es precisa antes de los 6 meses de edad. No tome la temperatura por boca hasta que su hijo tenga, por lo menos, 4 años de edad.

Use el termómetro rectal con cuidado, ya que puede perforar el recto accidentalmente y transmitir microbios de las heces. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, use uno de otro tipo. Cuando hable con el proveedor de atención médica de su hijo, infórmele qué tipo usó para tomar la temperatura del niño.

A continuación, hay valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes.

Bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100,4 °F (38 °C) o más alta

  • En la axila: 99 °F (37,2 °C) o más alta

Niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 °F (38,9 °C) o más alta

  • En la axila: 101 °F (38,3 °C) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o más

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by CalViva