Información relacionada


Tos profunda

La tos profunda le permite mantener sus pulmones limpios. Si le realizaron una cirugía, esto le permitirá una recuperación más rápida. La tos profunda también lo ayuda a respirar con más facilidad y puede prevenir una infección pulmonar. Siga estos pasos para practicar la tos profunda posoperatoria.

Hombre que sostiene una almohada contra su pecho y tose.

Paso 1

  • Siéntese en el borde de una cama o una silla. También puede acostarse boca arriba con las rodillas flexionadas levemente.

  • Inclínese apenas hacia adelante.

  • Si le realizaron una operación en el pecho o el estómago, sostenga firmemente con ambas manos una almohada o toalla enrollada contra la incisión. Abrace la almohada.

  • Exhale de forma normal.

Paso 2

  • Inhale lenta y profundamente por la nariz.

  • Luego, exhale completamente por la boca. Repita esta inhalación y exhalación una segunda vez.

  • En la tercera repetición, tome aire de manera lenta y profunda por la nariz. Llene los pulmones de aire lo más que pueda.

Paso 3

  • Tosa dos o tres veces seguidas. Intente expulsar todo el aire de los pulmones mientras tose.

  • Relájese y respire normalmente.

  • Repita los pasos anteriores según le indiquen.

Seguimiento

Programe visitas de control con su proveedor o según le indiquen.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta, o según le indique el proveedor;

  • signos de infección en caso de que le hayan hecho una cirugía (incluyen enrojecimiento, hinchazón, supuración o secreción de pus o líquido o calor en el sitio de la incisión);

  • esputo de color café, blanco o con sangre;

  • náuseas o vómitos;

  • más dolor;

  • ritmo cardíaco irregular o acelerado.

Cuándo llamar al 911

La falta de aire puede ser un indicio de un problema más grave. Llame al 911si la falta de aire empeora o si tiene problemas para respirar, en especial, si además presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • confusión o dificultad para mantenerse despierto;

  • pérdida del conocimiento o desmayos;

  • presión o dolor en el pecho;

  • dificultades para respirar o sibilancias;

  • piel de color azulado;

  • tos con sangre;

  • dolor intenso;

  • mareos o debilidad.

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by CalViva