Información relacionada


Instrucciones de alta: cuidado de la férula (niños)

Su hijo va a regresar a casa con una férula. También se la conoce como entablillado. Una férula ayuda al cuerpo de su hijo a sanar al mantener en su lugar a las articulaciones o huesos lesionados. Un yeso dañado puede impedir que la lesión sane bien. Cuide bien de la férula de su hijo. Si se daña, podría ser necesario cambiarlo. A continuación encontrará lo que necesita saber sobre los cuidados en su hogar.

A su hijo se le ha fracturado el hueso ___________________. Este hueso está ubicado en ____________.

Cuidados generales

  • Asegúrese de que su hijo use la férula según las instrucciones del proveedor de atención médica.

  • Dele a su hijo acetaminofén (paracetamol) o ibuprofeno para controlar el dolor según le hayan indicado.

  • Siempre manténgala seco. Cuando su hijo se duche o se bañe, proteja la férula para que no se moje. Deberá mantener la parte del cuerpo que tiene la férula fuera de la bañera o del agua de la ducha. Cúbrala con una bolsa plástica grande. Cierre la parte superior de la bolsa con cinta adhesiva o bandas elásticas. Use 2 capas de plástico para que la férula se mantenga seca. También puede comprar una cubierta impermeable.

  • Si la férula se humedece, séquela con un secador de cabello a temperatura fría. No use las temperaturas tibia ni caliente. Podrían quemarle la piel de su hijo.

  • El niño debe mantener la férula limpia y alejada de la suciedad.

  • No corte ni rompa el yeso.

  • Deberá mantener la férula alejada del fuego.

  • No deje que su hijo exponga la férula al calor, a calentadores eléctricos ni a mucha luz solar. El calor excesivo puede deformar la férula.

Cómo limpiar la férula

  • Límpiela con jabón y agua tibia. Frótela con un cepillo pequeño.

  • Frote el interior con una toallita impregnada en alcohol. Esto se hace para reducir el olor y las bacterias.

  • Lave las correas de Velcro y la manga interior de tela (tejido elástico) con agua jabonosa. Déjelas secar al aire.

Actividades

  • El niño debe hacer ejercicios con las articulaciones adyacentes que no estén inmovilizadas por la férula. Si su hijo tiene una férula larga en la pierna, ayúdelo a hacer ejercicios con la articulación de la cadera y los dedos de los pies. Si su hijo tiene una férula en el brazo, ayúdelo a hacer ejercicios con el hombro, el codo, el pulgar y los demás dedos de la mano.

  • Hágalo elevar la parte del cuerpo que está en la férula. Su hijo deberá hacer esto con la mayor frecuencia posible durante el día. Esto ayuda a reducir la inflamación.

  • Su hijo puede regresar a la escuela, pero debe esperar la autorización de su proveedor de atención médica para retomar las actividades deportivas.

Seguimiento

Haga una visita de control, según le indique el proveedor de atención médica de su hijo.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica de inmediato si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Fiebre (consulte “La fiebre y los niños”, a continuación) o escalofríos

  • Hormigueo, entumecimiento o hinchazón en la zona afectada

  • Dolor intenso que no se alivia con los analgésicos

  • El yeso le queda demasiado apretado o suelto.

  • Menor capacidad de mover el brazo o la pierna que tiene la férula. 

  • Hinchazón, frío o coloración azul-grisácea en los dedos de la mano o del pie

  • El yeso está dañado, agrietado o tiene bordes ásperos que molestan

  • Llagas por presión o marcas rojas que no desaparecen una hora después de retirar la férula

  • Ampollas

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Existen distintos tipos de termómetros digitales. Pueden ser para la boca, el oído, la frente (temporal), el recto o la axila. La temperatura tomada en el oído no es precisa antes de los seis meses de edad. No tome la temperatura por boca hasta que su hijo tenga, por lo menos, cuatro años de edad.

Use el termómetro rectal con cuidado. Este puede perforar el recto accidentalmente. También puede transmitir microbios de las heces. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, use de otro tipo. Cuando hable con el proveedor de atención médica de su hijo, infórmele qué tipo usó para tomar la temperatura del niño.

A continuación, encontrará valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes.

Bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregunte al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 ºF (38 ºC) o más alta

  • En la axila: 99 ºF (37.2 ºC) o más alta

Niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 ºF (38.9 ºC) o más alta

  • En la axila: 101 ºF (38.3 ºC) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o más

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by CalViva